Sobrevivir a un paro cardíaco fuera de un hospital depende estrictamente de la ayuda de emergencia que se le proporcione a la víctima. Un problema así puede ser mortal si no se trata en pocos minutos. En adultos, se estima que el 80% de las muertes súbitas se producen por fibrilación ventricular, y se ha probado que el principal factor de supervivencia es el tiempo transcurrido entre el paro cardíaco por FV y la desfibrilación. Aquella realizada en los primeros tres minutos consigue una supervivencia del 50 al 70%, pero cada minuto que pasa desde el colapso resulta mortal si es que no se realizan las maniobras adecuadas, como la reanimación cardiopulmonar (RCP). 

El desfibrilador externo es un aparato capaz de analizar el ritmo cardíaco y detectar si es susceptible o no a un tratamiento eléctrico. Así, puede diagnosticar y tratar un paro cardiorrespiratorio por FV —es decir, cuando existe actividad eléctrica sin efectividad mecánica— o por taquicardia ventricular sin pulso —existe actividad eléctrica con un bombeo ineficaz—, restableciendo, en esto casos, un ritmo cardíaco eléctrico y mecánico. Lo que hace es emitir un impulso de corriente continua al corazón, despolarizando las células miocárdicas para retomar el ritmo normal. 

Existen dos tipos de Desfibriladores: el Semiautomático (DESA) y el Automático (DEA). Este último puede ser usado por casi cualquier persona y se incluye dentro de la RCP básica instrumentalizada, regido por ley como obligación para ciertas empresas y organizaciones de tener colocado estratégicamente, en caso de presenciar un paro cardíaco. En países desarrollados, se tiende a colocarlos en cualquier lugar concurrido, para evitar episodios de muerte súbita. En Chile, en cambio, es solo obligación tenerlo para ciertos tipos de compañía y organizaciones, aunque siempre es recomendable tener un DEA como instrumento.

Nueva llamada a la acción

I. Las características de un Desfibrilador Externo Automático (DEA)

Entre las facultades de un DEA y sus características físicas, podemos mencionar: 

  • Es un aparato pequeño y ligero. 

  • Requiere de mínimo mantenimiento.

  • Sus baterías suelen durar hasta cinco años o 300 descargas. 

  • Una vez que sus electrodos se conectan al tórax del paciente, puede analizar el ritmo cardíaco y detectar si este es susceptible a tratamiento eléctrico.

  • Consigue desfibrilación precoz por ser capaz de hacer la RCP in situ, durante los primeros minutos del colapso. 

  • Los DEA son seguros y eficaces en niños mayores de un año. Se recomiendan parches pediátricos o un software específico para atenuar la descarga de la máquina. 

  • Existen casos de éxito de DEAs en niños menores de 1 año. 

I.I. Instrucciones básicas de un DEA

Cuando un DEA está disponible, continúa las compresiones de pecho y el trabajo de reanimación mientras otra persona prende el desfibrilador y fija las paletas o almohadillas. Si la descarga está indicada, se debe asegurar de que nadie toque a la víctima, pulsar el botón de descarga y reiniciar inmediatamente RCP 30:2. Si la descarga no se indica, se debe reiniciar la RCP inmediatamente, realizar 30 compresiones torácicas y 2 insuflaciones, y luego continuar como se indica en las instrucciones visuales o sonoras. Es importante minimizar las interrupciones a la reanimación con la respiración y compresiones de pecho. 

Deberás seguir las instrucciones del DEA hasta que llegue otro reanimado que releve o la víctima despierte.

II. ¿Quiénes pueden manipular un DEA? La importancia de un curso de RCP

Los DEA están hechos para que casi cualquier persona pueda manipularlos en caso de emergencia, sin embargo, es necesario tener un curso de RCP para utilizar un Desfibrilador Externo Automático. 

MINSAL declara que por regla se entienden como autorizados para la ejecución de maniobras de RCP básicas y el uso del DEA: 

  • Médicos cirujanos y enfermeras. Para acreditarlo, deben tener copia del título profesional o certificado de inscripción en el Registro Nacional de Prestadores Individuales de Salud. 

  • Profesionales o técnicos medios o superiores de cualquier área, siempre que su formación académica haya incluido capacitación de RCP básica y uso de DESA o DEA. Deberán acreditarlo por un certificado emitido por la entidad formada que verifique la formación en RCP y DEA. 

  • Personas con aprobación de cursos de capacitación sobre RCP básica y uso de desfibrilador. Deben acreditar con un certificado de capacitación, donde conste la aprobación del RCP básico y el uso de DEA. 

Ahora bien, la ley admite que, en ausencia de personal capacitado, y solo en caso de urgencias, cualquier persona mayor de 14 años pueda emplear un DEA, siguiendo las instrucciones otorgadas por el dispositivo. 

Ahora bien, capacitar a empleados y personas con cursos de RCP tiene vastos beneficios, entre los cuales podemos mencionar: 

1. Más probabilidad de salvar una vida

El 88% de las personas que sufren de un paro cardíaco fuera de un hospital muere. Pero si se realiza RCP de manera rápida y eficaz, las posibilidades de supervivencia mejoran drásticamente. En Chile, los ataques al corazón son la primera causa de muerte y es más frecuente en mujeres. Estar entrenado en este tipo de maniobras puede evitar una catástrofe con vasto éxito. 

2. Es fácil de aprender

Cualquier persona puede hacer un curso de RCP, y de hecho, todos deberían hacerlo, sobre todo porque la ley en Chile ahora regula el uso del DEA en variados establecimientos y empresas, por lo que un personal capacitado es capaz de salvar la vida de sus propios compañeros. 

3. Puedes ayudar a tus seres queridos

4 de cada 5 paros cardíacos ocurren en el hogar, no en el trabajo, y muchas de las víctimas pueden no tener enfermedades cardíacas o factores de riesgo conocidos. En consecuencia, se hace primordial comprender que cualquier persona puede sufrir un accidente y la capacitación masiva puede salvar vidas en el momento. 

4. Previene la muerte cerebral

Esta puede ocurrir transcurridos lo cuatro a seis minutos desde el paro cardíaco. La RCP efectiva mantiene el flujo sanguíneo andando, para proporcionar oxígeno al cerebro, lo que mejora la oportunidad de una recuperación exitosa y completa. 

5. Personal competente

Entre más personas sepan de RCP en un recinto, más seguridad existe en caso de emergencia. Las clases otorgan herramientas, pero también la confianza suficiente para poder reaccionar a salvar una vida. Además, la organización será percibida como responsable y comprometida con la sociedad.

III. Ley 21.156: la obligación de un DEA en ciertos establecimientos y lugares

El proyecto de ley número 21.156 en Chile, del año 2019, establece la obligación de disponer de Desfibriladores Externos Automáticos (DEA) portátiles, aptos para funcionamiento inmediato, en ciertos establecimientos y recintos.

  • Terminales de buses, puertos, aeropuertos, estaciones de trenes subterráneos y de superficie.

  • Recintos deportivos, gimnasios y otros con capacidad igual o superior a 1.000 personas. 

  • Establecimientos educacionales en nivel básico, medio y superior. 

  • Casinos de juego.

  • Hoteles, moteles, hostales y residencias con capacidad igual o superior a 20 habitaciones.

  • Centros de eventos, convenciones y ferias. 

  • Centros de atención de salud.

  • Cines, teatros, parques de diversión. 

Por lo demás, la ley exige que la ubicación debe estar señalizada y su acceso deberá ser expedito y libre de obstáculos.

IV. ¿Qué empresas deberían tener un DEA?

Según el artículo 30 del Ministerio de Salud en Chile, quedan obligados a disponer de desfibriladores, en condiciones aptas para su funcionamiento y listas para uso inmediato, las siguientes empresas y organizaciones: 

a) Cualquier establecimiento comercial que según la ley, uno o más de sus locales, deban mantener sistemas de seguridad y vigilancia, o los cuerpos legales que lo reemplacen, y que cuenten con una carga de ocupación igual o superior a 1000 personas.


b) Cualquier terminal de bus, puerto, aeropuerto, estación de trenes subterráneo y de superficie.


c) Recintos deportivos, gimnasios y otros, con una capacidad igual o superior a 1.000 personas.


d) Los establecimientos educacionales de nivel básico, medio y superior. En el último caso, con una matrícula igual o superior a 500 personas, en alguna de sus jornadas de enseñanza.


e) Los casinos de juego.


f) Los hoteles, moteles, hostales y residenciales, con capacidad igual o superior a 20 habitaciones.


g) Los centros de eventos, convenciones y ferias; con una capacidad igual o superior a 1.000 personas.


h) Los centros de atención de salud, cuya carga de ocupación sea igual o superior a 250.


i) Los cines, los teatros y parques de diversión, con capacidad superior o igual a 1.000 personas.

En resumen, cualquier organización y empresa que asuma el riesgo de mantener varias personas al mismo tiempo en un recinto, sobre todo durante actividades intensas, debe tener la obligación de contar con un DEA en su recinto, conforme a la ley 21.156.

V. 4 beneficios de tener un DEA en tu empresa

Accidentes pueden ocurrir en cualquier minuto de la vida y en cualquier espacio. Si no existen conocimientos o equipamiento adecuado para afrontarlo, es probable que la situación empeore hasta ser mortal. ¿Por qué no evitar que escale con prevenciones? Las empresas deberían invertir en preparar a su personal para afrontar escenarios como este, sobre todo en situaciones comunes como los paros cardiorrespiratorios que, por lo demás, pueden revertirse con procedimientos RCP y un DEA en el lugar de trabajo. Entre los beneficios de tener un DEA en tu empresa y un personal capacitado, podemos mencionar: 

1. Capacitas para salvar vidas 

Los paros cardíacos son de vida o muerte, y puede ocurrirle a personas sin el más mínimo factor de riesgo. El destino de ellos, sobre todo los primeros tres minutos desde el colapso, depende de los pasos siguientes, fuera del hospital o centro de salud. Esto puede no solo ser un riesgo para la víctima, sino también, de manera psicológica, para el resto de los colaboradores de la compañía. El beneficio más notorio de contar con un DEA es que tus empleados se sentirán capaces de salvar una vida . 

2. Aumentas la confianza y disminuyes la preocupación del entorno 

Una preocupación más en los empleados, sobre todo si tiene que ver con su salud, significa una deficiencia en su trabajo diario y correcto. Esta ansiedad es muy común, pero completamente evitable y es que se tienen conocimientos de RCP y un DEA en su lugar de trabajo. Otorga una sensación de alivio el conocer que existen mecanismos de emergencia ante un paro cardiorrespiratorio, lo que ayuda a que se concentren más en sus labores y menos en una posible situación de riesgo. 

3. Reduces el tiempo de recuperación de las víctimas

Incluso si la víctima llega a tiempo a algún centro de salud para ser atendido, existe una amplia posibilidad de que su recuperación tarde mucho tiempo. Tener un DEA y utilizarlo en casos de emergencia disminuye el impacto de un paro cardíaco en el organismo. Si la víctima recibe RCP en cuestión de minutos, salvará su vida y su cuerpo sufrirá menos.

4. Demuestras que tu empresa está comprometida y es responsable 

El personal de una empresa se siente más motivado en su trabajo si sabe que su compañía lo cuida. Si tienen conocimiento de que existe un DEA cerca, y además existe gente que sabe utilizarlo, aumenta la moral de los empleados y, por tanto, su desempeño. En la medida en que los trabajadores se sientan más motivados, sus labores van a mejorar.

VI. Comparaciones de DEAs en el mercado

Existen diversos y reconocidos tipos de Desfibriladores Externos Automáticos en el mercado. Un ejemplo es el dispositivo DEA que Biopüre ofrece: Powerheart de Cardiac Science, una de las opciones preferidas en herramientas para emergencias cardíacas. A diferencia de otros DEAs en el mercado, la tecnología que utiliza tiene ventajas competitivas significativas:

  • Tecnología patentada Rescue Ready: distingue de otros competidores por su rigurosa función de autocomprobación mensual, semanal y diaria. 

  • Amplio número de indicaciones de voz guía al usuario durante un rescate. 

  • Pantalla que proporciona información útil, simultáneo a las indicaciones de voz. 

  • Software bifásico que personaliza el nivel de energía: permiten personalizar la cantidad de terapia administrada a cada paciente, y si se necesita más de una descarga, la energía se ajusta hasta alcanzar un nivel mayor apropiado. 

  • Tiene una de las garantías más largas del sector: 7 años. Además, los modelos Powerheart disponen de una batería construida especialmente para ellos con una garantía de reemplazo completa de 4 años.

  • Un dispositivo DEA tiene tres componentes esenciales: las almohadillas de desfibrilación, la batería y los circuitos internos. Los problemas con los cables de las almohadillas son a menudo la causa de errores en la desfibrilación. Si un dispositivo DEA no tiene la capacidad de comprobar diariamente la presencia de la almohadilla y su funcionamiento, aumenta la posibilidad de que el dispositivo no esté listo para el salvamento cuando sea necesario. Otros dispositivos del mercado no son capaces de determinar si las almohadillas funcionan bien, además, las autocomprobaciones son solo semanales, no diarias. 

En suma, sobrevivir a un paro cardiorrespiratorio fuera de un centro de atención médica, dependerá de las herramientas y facultades suficientes en sus primeros minutos de colapso. Contar con un Desfibrilador Externo Automático (DEA) es esencial para poder tratar a las víctimas de este padecimiento, ya que otorga seguridad en los recintos de que habrá una disminución en la posibilidad de muerte súbita en el paciente. Hoy en día, en Chile existen leyes y reglamentos que obligan a ciertas empresas y lugares a disponer de un DEA funcionando para poder cumplir con reglas sanitarias básicas y evitar muertes innecesarias. ¿Quieres profundizar más sobre el uso, normativa y beneficios de un DEA para las empresas? ¡Descarga este ebook infográfico!

Nueva llamada a la acción