Hoy en día, nada es más importante que la higiene en los establecimientos. Las normativas son cada vez más estrictas en limpieza de baños y en tener sistemas funcionales para limpiarse las manos. Pero se suele olvidar la importancia de secárselas en este proceso: asegurar que las manos estén secas es crucial para mantener los niveles de higiene adecuados, ya que las manos húmedas pueden propagar hasta 1.000 veces más bacterias a las superficies que tocan. Es ahí cuando se hace esencial disponer de equipos e instalaciones que permitan que un sistema sea completamente higiénico y a prueba de bacterias y virus. 

El problema de secarse las manos con papel

Algunos papeles secantes tienen un impacto negativo altísimo en el cuidado del medio ambiente y son, además, un dolor de cabeza en su mantención. Los precios son altos en el gasto y almacenaje de papel, pero lo más caro es mantener al personal de limpieza reponiendo, botando la basura y recogiendo los papeles del piso. Pero eso no es lo más importante, considerando la contingencia actual: el conflicto más grande radica en que, sin los esfuerzos constantes y necesarios del personal, la higiene del baño se contamina, o peor, los dispensadores pueden encontrarse vacíos. Esto puede crear problemas de salubridad más allá del baño. 

¿Por qué disponer de productos que no funcionan adecuadamente? Los papeles secantes como sistema sanitario fueron introducidos en los baños hacia 1907. Cuarenta años después, en 1948, apareció el primer secador de mano eléctrico. Ambos eran productos imperfectos, caros, poco higiénicos y dañinos para el ambiente, pero eso ha cambiado en el último siglo. Hoy en día, podemos encontrar secadores de manos en el mercado que tienen sistemas de higiene completamente efectivos y, además, ecoamigables y tecnológicos. Con eso damos una pista: no utilizan papel.

 

I. Encuentra el secador de manos eléctrico adecuado para tu establecimiento

¿Qué debes saber y considerar antes de cotizar un secador de manos adecuado? Existen muchos factores que pueden alterar la decisión, entre ellos, el ruido, el consumo energético o los costos. Conoce los factores para poder elegir la mejor opción:

1. El ruido cerca de las oficinas 

Hoy en día, existen secadores de manos convencionales, pero también otros con tecnología de punta que tienen un mínimo de contaminación acústica. Si quieres instalar secadores eléctricos en oficinas, considera cuánto ruido hacen cuando son utilizados. Entre más empleados, más posibilidades de generar ruido constante, y por tanto, de generar distracciones para tu equipo. Afortunadamente, las últimas tecnologías han permitido la existencia de opciones en el mercado que apenas generan ruido cuando son utilizadas, lo que hace que este no sea un factor relevante para considerar secadores eléctricos en tus baños. 

2. Los tanques de drenaje 

¿Has mirado alguna vez dentro de un tanque de drenaje? Algunos secadores de manos eléctricos almacenan el agua utilizada para lavarse las manos en drenajes. Estos requieren mayor tiempo de limpieza y vaciado, pero demoran menos tiempo operacional que las toallas de papel y mejoran la limpieza del baño al no caer el agua al piso.

3. Precio/calidad

Si bien en el mercado existen secadores de manos baratos, suelen tener una posibilidad de fallo muy alta. Al momento de elegir tu secador, procura evaluar el precio y la calidad del producto. Los buenos secamanos a veces representan una inversión inicial más grande, pero tienen una garantía infinitamente más larga que, al fin y al cabo, ahorra costos y complicaciones a largo plazo. 

4. Motores 

Los motores de los secamanos eléctricos convencionales suelen ser grandes, lentos e ineficientes. También pueden utilizar carbón, que se desgasta con el tiempo. Sin embargo, hay secadores eléctricos, como los que dispone Biopure, que hoy en día utilizan motores digitales compactos y potentes, usando tecnología de pulso digital en vez de carbón para girar hasta tres veces más rápido que un motor convencional. La automatización es eficiencia, y se traduce también en reducción de gastos. 

5. Filtros

Las bacterias y los virus en los baños pueden causar resfriado, diarrea o incluso enfermedades aún peores. Los filtros HEPA son filtros instalados que capturan el 99,95% de las partículas bacterianas del aire de los baños, para que las manos se sequen con aire limpio y no contaminado. Este es uno de los factores más importantes al momento de considerar un secador de manos eléctrico.

II. El mito de los secamanos eléctricos antihigiénicos: todo sobre los filtros HEPA

Existe el mito urbano de que los secadores de manos eléctricos pueden no ser tan higiénicos por tirar aire contaminado a las manos, pero esto dejó de ser cierto hace mucho tiempo. 

HEPA designa las siglas en inglés de High Efficiency Particulate Air (Aire Particulado de Alta Eficiencia), y son un tipo de filtro de aire que satisface los estándares actuales de higiene. 

Hay dos tipos comunes de filtros de secador de manos: los de carbón y los HEPA. 

Generalmente se instalan en la entrada del aire del secador, aunque algunos pueden insertarse dentro. 

Un filtro de carbón puede filtrar cosas como el polvo o la pelusa y así alargar la vida del aparato, pero el HEPA puede filtrar diferentes partículas del aire, incluyendo aquellas tan diminutas como las bacterias. 

Están compuestos por una malla de fibras, generalmente de vidrio, preparados para retener contaminantes y partículas pequeñísimas mediante diversos mecanismos: 

  • Intercepción: las partículas que siguen a un flujo de aire rozan una fibra y se adhieren a esta.

  • Impacto: las partículas grandes no son capaces de evitar las fibras cuando siguen al flujo de aire y obligatoriamente impactan en una de ellas. 

  • Difusión: las partículas más pequeñas colisionan con moléculas de gas, lo que impide el paso por el filtro. 

De esta manera, los HEPA evitan la propagación de bacterias y virus en los baños a través del aire, lo que es esencial para prevenir infecciones. Existen inclusos sistemas de filtro HEPA con fines médicos, que incorporan luz ultravioleta para eliminar cualquier bacteria o virus que esté vivo y atrapado en el filtro.

III. Los beneficios de utilizar secadores de manos eléctricos en distintos rubros

En Chile y a nivel mundial, cada vez son más los establecimientos y empresas que utilizan secadores de manos eléctricos para sus baños, sobre todo por sus niveles de higiene y su eficiencia. Los rubros más comunes son colegios, universidades, fábricas, industrias, empresas y procesadoras. En Reino Unido, por ejemplo, el modelo BIOLITE de secamanos fue elegido por el Departamento de Energía y Cambio Climático como el secador de manos con mejor relación costo/eficiencia. 

Además, el utilizar papel o un secamanos eléctrico convencional tiene gastos escondidos que pueden evitarse: 

1. Costo de papel toalla: con los secadores de manos puedes ahorrar un 95% en comparación al gasto de papel.

2. Los secadores de manos antiguos consumen hasta un 80% más de energía que equipos como los Biodrier de Biopure. 

3. Los baños sucios con papeles en el piso requieren de mayor frecuencia en la limpieza por parte del personal. 

4. El tapado del WC a causa del papel adiciona gastos mensuales al presupuesto. 

5. Gasto adicional por transporte de disposición final de los desechos. 

6. En el caso de los colegios, un secamanos eléctrico estimula a los niños a desarrollar hábitos de higiene y quita la tentación al vandalismo asociado al papel. 

7. Genera ahorros significativos que pueden utilizarse para otras inversiones.

IV. El impacto medioambiental de utilizar buenos secadores de manos eléctricos

Quizás no sabes cuánto contribuye la reducción de papel a descontaminar y al impacto medioambiental positivo. Te explicamos algunas de las contribuciones que haces al entorno cuando eliges un buen secador de manos eléctrico por sobre uno convencional o por sobre el papel: 

1. Bajo impacto en el medio ambiente

Los secadores de manos eléctricos con tecnología de punta, como los de Biopure, tienen un menor impacto ambiental en todas las medidas, incluidas las emisiones de carbono y el consumo de energía. Esto no siempre es así con los secamanos, por tanto es un importante factor al momento de elegir los tuyos. 

2. El alto impacto medioambiental de las toallas de papel

  • Deforestación: Los árboles son fuente importante de pulpa para la producción de papel virgen. Talar árboles innecesarios provoca la pérdida de hábitats naturales. 

     

  • Transporte de madera: debe ser trasladada por camiones que utilizan combustible y, por tanto, contaminan en el trayecto. 

     

  • Entrega y reposición: asimismo, el papel debe entregarse de los distribuidores al lugar de destino por medio de transportes que utilizan combustible y, por tanto, resulta en emisiones de carbono al entorno. 

     

  • Basura: la mayoría de los papeles utilizados para secarse las manos no pueden ser reciclados y son puestos en bolsas plásticas que deben almacenarse y eliminarse. 

     

  • Proceso de utilización de agua: para producir papel secante se requieren volúmenes altísimos de agua. 

     

  • Proceso químico: productos químicos como el cloro y el dióxido de azufre son utilizados para producir papel secante. 

     

  • Eliminación final: los residuos se recogen y se llevan a su eliminación final, que usualmente resulta en vertederos o incineraciones dañinas para el medioambiente.

V. Los secadores de manos eléctricos disponibles en el mercado

¿Cuál es el mejor secador de manos para tu empresa? Existen diversos secadores eléctricos disponibles, y va a depender del presupuesto, de la calidad y de otros factores para saber el más adecuado según tu rubro. 

Existen secadores de bajo consumo energético (menos de 900W), equipos silenciosos, rápidos, con o sin filtros HEPA. En rubros como el alimento, por ejemplo, es indispensable que exista este filtro para que se aseguren las medidas sanitarias. Considera hacer una inversión inicial para obtener secadores de manos eléctricos que tengan poca contaminación ambiental, altos estándares de higiene y tecnologías de punta para llegar a eso, como los Biodrier de Biopure. Te explicamos por qué: 

1. Algunos secamanos son demasiado lentos 

La mayoría de los secadores de manos son mucho más lentos de lo que afirman sus fabricantes, y sin el filtro HEPA. Muchas personas se rinden en su labor de secarse las manos cuando ven que demoran en hacerlo, y las manos húmedas pueden propagar hasta 1.000 veces más bacterias que las manos secas. 

2. Otros métodos de secado pueden ser más costosos de implementar 

Los papeles secantes necesitan reposición y eliminación constante de desechos. Otros sistemas de secado de manos son más lentos y pueden gastar mucha energía para cumplir su labor.

3. Los Biodrier de Biopure son rápidos, higiénicos y mejores para el medioambiente 

Secan en 10 a 14 segundos, son higiénicos con su filtro HEPA y su implementación cuesta menos, además de ser mejor para el medioambiente y tener garantías de duración.

Biopure es la única empresa en Chile que arrienda estos equipos y tiene respaldo internacional. Biodrier es una marca inglesa, a diferencia de algunos secadores del mercado que son chinos, y dispone de tiempos de secado rápido junto con garantías a largo plazo. Mientras un secado tradicional puede demorar entre 25 a 40 segundos, Biodrier demora de 10 a 14. Su material no es de plástico normal, sino de ABS, aluminio de alta resistencia y acero inoxidable, lo que los hace resistentes y garantizan su duración. 

En resumen, hoy más que nunca debemos, como empresas, tener estándares altos de higiene. Cada vez será más importante cumplir con normativas sanitarias, por tanto, se debe escoger un buen secador de manos eléctrico para asegurar que las manos húmedas no sean un sistema de propagación de virus y bacterias. Considera, además, sistemas como Biodrier, con diferentes diseños y tamaños que se pueden adecuar fácilmente a tus establecimientos, y que contribuyen al medioambiente con menos contaminación en el aire. ¡Cotiza secadores de manos de Biodrier sin compromisos!